Billabong Snow Tour, volcanes patagónicos

Dos volcanes, dos desafíos, distintos tipo de vivencias y un gran aprendizaje para el team de snowboard de Billabong.

Primera parada VOLCAN PUYEHUE

Fotos: J.P Buccioni y Emilio Fuentes

Texto: Ramiro Greco (amigo y guía)

Riders: Martin Bisi

Manu Parada (rider invitado)

Martes 09/09/2014

Llegamos de noche al Refugio Caulle, Volcán Puyehue, hicimos camino por el bosque nevado que se ubica frente al refugio. Previamente a nuestra llegada hubo un trayecto recorrido, lugares y personas que se cruzan casi mágicamente en el camino como por ejemplo esos chicos suizos que nos dieron un aventón o los compatriotas transandinos del fundo que convidaron frutas y verduras ya que no habíamos podido traer de casa por el control aduanero.

La noche en el refugio se mostraba calma y la luna casi llena brillaba intensamente detrás de una capa de nubes no muy gruesa.

Algunos del equipo llegaron cansados pero las ganas de ir arriba a bajar unas líneas de nieve polvo dentro del cono volcánico deberían vencer el agotamiento, con unas pocas horas de sueño pero con el entusiasmo intacto para disfrutar de una sesión inolvidable.

Miércoles 10/09/2014

Amaneció nevando; todos aún sentidos del viaje del día anterior. El sol apenas se dejaba adivinar, pero la claridad era abundante. Después de un desayuno relajado, aprovechamos para hacer unas practicas con los ARVA cuestión de refrescar el método de búsqueda y algunos conceptos importantes. Luego del almuerzo algo se veía y aprovechamos y nos fuimos a caminar un poco hacia arriba y hacer una bajadita divertida, la nieve estaba algo dura pero los suficientemente buena para entrar en contacto con el terreno del Volcán.

Jueves 11/09/2014

Nos levantamos temprano, el despertador sonó a las 6 de la mañana pero el frío y la intuición de un día duro nos llevaron a remolonear en la cama unos 20 minutos. Después de un buen desayuno de malta, cereales y pan con dulce comenzó la actividad alrededor de las 7:45. Nos dividimos en dos grupos. Yo (Ramiro) y Emi nos quedamos un poco más atrás y los otros chicos fueron a buscar y armar el lugar de acampe. Sucedió que no elegimos el mejor itinerario y eso nos demoró un poco. Lo bueno fue que los chicos pudieron ir a la cumbre principal del Volcán, pero luego tuvieron que perder desnivel hasta encontrarnos en un punto desde donde bajamos un poco más. Allí nuevamente pieles de foca, subida y luego un faldeo duro con grampones hasta llegar a un buen lugar desde donde se veían casi todas las líneas del volcán y desde donde se sale del cráter por la subida más corta.

Almorzamos a gusto a eso de las las 14:30hs con las imponentes vistas del Puntiagudo, Osorno, Antillanca, Casablanca y otros cerros no menos llamativos. Sin perder más tiempo y luego de decidir el plan y darle una radio a Emi, nos preparamos para bajar al cráter. A esto los chicos suizos con quienes compartimos la montaña y el refugio ya venían saliendo dejando la escalera hecha.

Con algo de nervios y emoción fuimos bajando a esta inmensa pileta circular de ceniza de 2km de diámetro. Mucha emoción de estar adentro, risas y a seguir. Cruzamos todo el cráter para subir a un col justo en frente del campamento. Arriba estaba más frío y ventoso, cada uno se preparó la canaleta o pala elegida, alrededor de las 18hs de la tarde nos fuimos tirando de a uno.

Algo complicada la comunicación radial con Emi para poder filmar las bajadas, sin embargo la alegría de haber encontrado una capita de polvo para dibujar fue una sensación muy linda. Con los últimos rayos del sol llegamos a la carpa y como sorpresa aparecieron unas cervezas que venían de contrabando. Rápido para adentro a rehidratar con sopas, comer polenta, chocolate y tomar el té.

Viernes 12/09/2014

Amaneció nevando. Manu que se acostó con el cielo plagado de estrellas y divisando las luces de los pueblos en el Valle; despertó plagado de nevisca en su alrededor.

Como el día anterior, los cinco compartiendo el reducido espacio de la carpa, desayunamos malta y galletas y de a dos por turno fuimos armando las mochilas; afuera si bien no soplaba muy fuerte estaba muy frío y una escarchita se pegaba tapando toda las antiparras en segundos. Poco a poco desmontamos todo y empezamos a bajar en el medio de la nube con bastante luz plana. Fuimos faldeando y perdiendo altura hasta encontrar terreno familiar.

Ya en el refugio picada de despedida, brindis, limpieza y fotos de rigor del equipo. Grande la sorpresa de como el esquivo cono de cenizas asomaba por completo y victorioso entre las últimas y débiles nubes que se disipaban. Las montañas controlan quien se queda y quien se va.

Nos volvimos satisfechos y felices por haber tenido la oportunidad de conocer tremendo lugar, hacer unas bajadas pero nos quedaron las ganas de volver el próximo año por un poquito más.

Segunda Parada Volcán OSORNO

Fotos: Emilio Fuentes

Texto: Ramiro Grego (amigo y guía)

Rider: Martin Bisi

Martes 30/09/2014

Partimos esta vez un grupo más reducido, por distintas razones circunstanciales y la naturaleza es así, cuando se dan las condiciones climáticas hay que ir y hacerlo.

Las montañas siempre están ahí y se puede volver pero algunos momentos son mejores que otros. Nos reunimos con Tincho y Emi no muy temprano y recorrimos el mismo camino hasta Samore, el control de bolsos fue mucho más ligero y adentro del coche estábamos mucho mas cómodos, claro falto el humor permanente de Manu y Juampi, tal vez esto dio pie a charlas más profundas y “aburridas”.

Después de presentarnos y dejar nuestras pertenencias en el refugio Teski donde fuimos muy bien recibidos por María Mauricio y Luis, fuimos a caminar un poco para mirar bien la montaña e interiorizarnos algo más con el lugar. La vista del lago hacia el oeste y el volcán Calbuco hacia el sur son muy lindas, te dejan un poco en silencio.

Este volcán es famoso por presentarse siempre duro y revestido de “coliflores” de hielo en su última parte.

Miércoles 01/10/2014

Tal lo planeado, desayunamos con calma, preparamos las mochilas y partimos hacia arriba. Nos encontramos con dos muchachos de Nueva Zelanda que planeaban ascender el volcán también con esquíes de travesía.

El cielo se encontraba encapotado por una débil capa de nubes altas que más tarde para nuestra alegría se irían. Llegamos a un filo y lo subimos hasta casi arriba de todo, lugar desde donde Emi va a documentar el resto del ascenso y el descenso desde un punto fijo. Compartimos un poco de fruta, unas bromas y para arriba. Al salir ya se nos complicó con las pieles por lo helado del suelo, buscamos en una diagonal a la izquierda terreno más franco y seguimos con las tablas al hombro luego un poco más de foqueo y ya decidimos continuar con grampones. A medida que ibamos subiendo y como era de esperar, aumentaba un poco el viento y con ello el frio. Ya cerca de la cumbre donde el cono se esbelta y empina, sacamos la piqueta por seguridad y comodidad, ascendimos faldeando hacia el sur siempre mirando como esta la ansiada zona de bajada.

Después de atravesar la zona más paradita y sin coliflores, ascendemos al llano; como siempre esta es la parte mas emocionante de cualquier montaña, más en un volcán. La cumbre era bien suave y la vista amplia hacia la cordillera. El puntiagudo lucía imponente, casi irreal desde ese punto de vista, mas allá se dejaban ver otros ocho volcanes patagónicos conocidos en la zona.

Cruzamos dos grietas con cuidado, e inmediatamente apareció el hielo y las crostas. Bajamos en diagonal caminando hacia el centro de la cara donde se veía más lisa la pendiente justo debajo de lo más parado armamos con Tincho una buena repisa para poder sacar grampones y poner las tablas de manera segura. Comenzamos a bajar con la piqueta en mano con una mezcla de alegría e incertidumbre por que estaba bastante helado. Eran las 16hs y no había descongelado ni un poquito, costaba encontrar partes lisas para hacer un giro.

Bajo primero hasta unas venteadas de nieve más blandas y Tincho baja después con cuidado con las piquetas. De acá en adelante y con cierta precaución todo fluiría más normal. De a poco y con algunos contratiempos pasó nuestra bajada por la cara sur del majestuoso volcán Osorno. Luego nos encontramos con Emi que estuvo 6 horas en el mismo lugar para filmarnos. ¡Un Grande!

Bajamos al refugio con el sol poniéndose atrás del lago y en el océano Pacifico.

Jueves 2/10

Amanecemos tranquilos y bastante temprano; tomamos unos mates y pasamos los últimos momentos contemplando el volcán, metemos todo en el auto, nos despedimos de María y Mauricio y emprendemos el regreso.

 

 

 

http://gzero.tv/1OAzSFf