Bulgaria, el paraíso secreto del skate en Europa

Por Bjorn Holmenas 

Fuente: Red Bull

Fuimos invitados a venir y conocer Bulgaria desde dentro y descubrir algunos de los mejores spots desconocidos hasta ahora.Anton MyhrvoldNisse IngemarssonDaniel SpangsGustav Tonnesen y yo sabíamos que Sofía era inmensa, pero teníamos planeado visitar otras ciudades también como Haskovo,Dimitrovgrad y Varna.

Y así nos encontramos sentados en el aeropuerto de Barcelona con una lluvia intensa. Nuestro vuelo se retrasó y comencé a pensar que, a lo mejor, nunca llegaríamos a Bulgaria.

Por fin embarcamos en nuestro avión y llegamos a Sofía donde nuestro guía, Sando, nos esperaba para llevarnos a su casa de las montañas a las afueras de la ciudad.

Llegamos a esta hermosa casa en la que vive Sando. Nos inivitó a unas cervezas y nos cocinó una exquisita cena antes de presentarnos al fotógrafo Richard West y al skater local Yavor Stoyanov.

A la mañana siguiente nos levantamos con una vista irreal: un jardín lleno de frutas y un sol radiante.

Lo único que faltaba era el bowl planificado para el jardín y nos hubiésemos quedado toda la semana.

Sando nos dio dos opciones: salir a la carretera y viajar a través de Bulgaria, o centrarnos en Sofía. La decisión fue fácil, nos entregamos a la carretera.

Después de un primer día patinando la Plaza NKD de Sofía – que es comparable con lugares como MACBA o Stalin Plaza o cualquiera de las mejores plazas del mundo- seguimos viaje hacia algunas de las ciudades más extrañas que hayamos visto jamás y donde patinamos algunas de las mejores plazas de mármol imaginables.

Vimos más mármol, granito, estatuas de guerreros y escaleras de bloques en una semana de lo que habíamos visto en nuestras vidas. Cada ciudad tiene al menos una plaza increíble y a nadie parece importarle que la patines.

Más allá de que las carreteras son bastante peligrosas, todo lo demás fue perfecto. No llovió en toda la semana, comimos buena comida, muy barata, y bebimos cervezas y vinos locales todavía más baratos.

Salimos de fiesta y pudimos ver que, aunque a veces Bulgaria puede parecer un lugar en los 80, la gente y las discotecas están muy bien y son iguales a las del resto de Europa.

A fin de cuentas, fue una semana increíble y es un lugar muy recomendable para hacer un viaje de skate.

Compra un vuelo barato para una semana y patina spots de primera calidad por menos dinero del que gastarías en dos días en otra ciudad europea como Berlín o Barcelona.

Gracias a Sando, Yavor, Richard y a todos los locales. Esperamos volver pronto.

 

http://gzero.tv/1OBgojJ