Disco recomendado: Crystal Fairy

Nuestro guía musical, Adrián Mazzeo,  nos lleva a esos nuevos discos indispensables de los que nadie habla pero que no podés dejar de escuchar

Por Adriano Mazzeo

Crystal Fairy, Crystal Fairy (Ipecac Recordings, 2017)

Ante la noticia de un nuevo súper grupo, uno nunca sabe si extralimitar su ansiedad por escucharlo o simplemente seguir scrolleando su muro de la red social de turno. Son muchas las decepciones ya acontecidas en nombre de bandas que prometen mucho desde sus individualidades, pero que al fin y al cabo son, muchas veces, víctimas de una química inexistente.

Este no es el caso de Crystal Fairy, el nuevo combo de estrellas under que nace del sello Ipecac, propiedad de Mike Patton. Buzz Osborne y Dale Crover de The Melvins, Teri Gender Bender de Le Butcherettes y Omar Rodríguez-López de At The Drive In y un largo etcétera, forman este nuevo súper grupo. Su disco debut es simple y ambicioso al mismo tiempo. Una leída sin mucha vuelta podría arrojar la conclusión de que esto es Melvins meets Teri. Aunque es una idea bastante sensata, tampoco la cosa es tan sencilla. Según supe por una entrevista reciente que le hice a Teri y Buzz, las composiciones estuvieron prácticamente todas a cargo de esta pareja. En los temas se ve la mano de cada uno: Buzz en los riffs gordos y arreglos psicodélicos y Teri en unas voces que exceden la media se sus trabajos: la bonita y talentosa mexicana está en estado de gracias con unas modulaciones amplias, llevadas a muy buen puerto. Es quizá el disco en el que más ecléctica se la percibe. La influencia de Omar Rodríguez-López se siente a pesar de las declaraciones de Buzz y Teri. En varios pasajes del disco, Teri se disfraza de su Bixler Zabala, su co-equiper eterno en At The Drive In, Mars Volta, Antemasque, etc. Dale Crover (también ex Nirvana) hace lo de siempre desde la batería: asusta y ceba. Su forma de tocar sigue tan expresiva como siempre en ese punto medio entre lo cavernícola y lo vanguardista.

Crystal Fairy es un disco inquietante, peligroso y muy bien producido. Un cóctel de temer de punk, stoner, psicodelia y experimentación. Veremos si la historia los apunta en las páginas blancas de los súper grupos o en las otras. Por lo pronto, para mí, tienen las de ganar.

 

 

 

http://bit.ly/2qpmcZV