Sachi Cunningham enseña periodismo en San Francisco, ha ganado Emmys por sus películas documentales y en los últimos años, ha ganado aún más notoriedad por sus habilidades como fotógrafa de olas grandes. Pero durante el verano del 2016 se le diagnosticó cáncer y comenzó la quimioterapia poco después. En una reciente entrevista con SURFER contó como el océano jugó un papel clave en su recuperación.

Cuando la mayoría de la gente habla sobre el surf, el tema del cáncer está lejos del centro de la conversación. Pero Cunningham optó por ser franca sobre su diagnóstico, a menudo publicando actualizaciones en Facebook e Instagram sobre sus sesiones de terapia.

¿Cómo fue ese momento cuando los médicos le diagnosticaron cáncer?

Bueno, fue bastante impactante, pero supongo que no es del todo sorprendente. Yo había dado positivo para el gen BRCA1 y los médicos me habían dado estadísticas bastante alarmantes – un 90 por ciento de probabilidades de contraer cáncer de mama y un 60 por ciento de probabilidades de contraer cáncer de ovario. Hice una serie de pruebas, tomografías computarizadas y análisis de sangre y nada indicó que tuviera cáncer.

Pero he recibido una doble mastectomía y una histerectomía total hace un año. No fue hasta que tuve estas cirugías y todo había sido removido que descubrieron un tumor de 2 mm en mis trompas de Falopio. Descubrir que en realidad tenía algo creciendo dentro de mí fue sorprendente, pero también un alivio el hecho de que había hecho las cirugías. Luego empecé mi terapia en Agosto, que consistía en seis sesiones de quimioterapia, una vez cada tres semanas.

¿Qué le hizo querer hacerse la prueba del gen BRACA1?

Mi mamá tenía cáncer de mama cuando tenía 30 años y recibió una mastectomía después de eso. Entonces ella fue diagnosticada con cáncer de ovario de estadio 4 cuando tenía 45 años. Murió de eso cuando tenía 49 años. Debido a que le diagnosticaron ambos cánceres a una edad tan joven, pensé que calificaba como de alto riesgo.

¿Qué te hizo querer compartir públicamente tus experiencias?

Quería que otras personas pudieran sentirse cómodas a través de mi experiencia. Quería normalizarla. Todo el mundo ha sido tocado por el cáncer en algún nivel, así que ¿por qué debemos ocultarlo?

¿Cómo ha jugado un papel la fotografía de surf durante todo este proceso?

Creo que me salvó. Fue un medicamento en mi arsenal de cosas que me han mantenido viva – y continúa manteniéndome viva. Estar en el océano te permite conectarte con algo más grande que uno mismo. Una de las cosas más difíciles sobre el cáncer es no saber lo que va a suceder a continuación y tener una pérdida total de control.

Me sentía bien y fuerte la mayor parte del tiempo, y de verdad lo debo al ritual que tuve de nadar en grandes olas. Cada vez que salía del agua durante un oleaje más grande, era una práctica de estar en un ambiente en el que yo no tenía control y en el que necesitaba  mantener mi mente y cuerpo tranquilo en esa situación. Estaba tratando de aplicar las lecciones que había aprendido nadando en grandes olas a la vida.

Bianca Valenti. Foto Cunningham

¿Se sintió débil en el océano mientras hacía quimioterapia?

Sí, definitivamente. Yo no estaba segura de que iba a ser capaz de nadar allí. Especialmente en días grandes, tuve que tomarlo con calma. Tuve que permanecer fuera del agua durante 6 semanas inmediatamente después de mi cirugía y estaba muy débil. Me quedaba sin aliento subiendo las escaleras.

Las primeras veces salí del agua muy rápidamente porque me asusté. Me sumergía bajo las olas y llegaba totalmente mareada y fuera de balance.

Podés leer la nota completa en SURFER

 

 

http://bit.ly/2sOes4k