La temporada en los Alpes europeos

Nuevo episodio #THESEARCH: Quintessential Europe, para saber como se disfruta la contratemporada en los Alpes europeos.

news296foto733

Para el snowboarder que viaja a diferentes destinos para conseguir las mejores montañas, los Alpes europeos son parte de los primeros destinos de cualquier “bucket list”.

Lo curioso, es que en realidad es una única montaña, con una cordillera que se expande en ocho países, resultando ser un amplio punto de diversidad cultural e infinitas posibilidades. Este escenario para los riders de Rip Curl: Marion Haerty, Lucile Lefevre, Olya Smeshlivava, Kristiina Nyman y Jessy Brown, es una búsqueda asegurada. Un viaje de snowboard por excelencia.

Jessy Brown fue la que mejor explico la experiencia en los Alpes: “Solo había oído historias y visto fotos de este mágico lugar (…) La cuestión es que, elegí permanecer lo más abierta posible durante este viaje. No tomar ninguna idea preconcebida”.

news296foto732

Y así fue como se desarrolló el viaje. Observando. Recibiendo todo, y el team supo aprovecharlo.
Francia fue el primer destino, luego un centro de esquí llamado “La Rosière”. Es un complejo francés, pero también está muy cerca de la frontera italiana, lo que significa que había esperanzas de viajar en ambos países. Y mientras Marion viajaba a Austria donde estaba preparada para competir en el Freeride World Tour, el team se dirigió al sur, pero por cuestiones climáticas tuvieron que volver.
Olya, Kristiina y Jessy tomaron la carretera para reunirse con Marion y el Freeride World Tour.
Ellos tenían esperanzas de que porque había un evento programado para correr, significaba que había un dumping en el camino. Pero en el momento en que llegaron a Múnich, se enteraron que el concurso se había corrido la fecha por las malas condiciones climáticas.

Su próximo destino fue Munich, donde realizaron una perfomance en el río Eisbach. El cual es bastante estrecho, y en una cierta unión, hay piedras apiladas que crean una ola que fluye naturalmente. Así que todos los días en el centro de la ciudad, los surfistas se juntaban alrededor del río, lanzándose al agua helada con sus tablas. Dependiendo de la cantidad de agua, la ola puede ir de un metro de altura, y es bastante difícil ponerse de pie y montarla. Pero los chicos del team tomaron algunos trajes de Rip Curl y le dieron una oportunidad. Encontraron que la experiencia fue surrealista.

“Fue una experiencia que nunca voy a olvidar”, recordó Jessy unos días más tarde, con una sonrisa. “Estaba nevando y allí estábamos, poniendo nuestros trajes de neopreno en medio de la ciudad. ¡Imaginense las miradas que recibimos! Creo que eso es lo que hizo la aventura tan divertida: la aleatoriedad de la ciudad de surf y la vibración que recibimos de los espectadores viendo mientras que todo empaquetado en abrigos de invierno. Voy a ser el primero en decirte que no era el mejor surfista, pero tuve el mejor momento”.

Fue, en pocas palabras, la Europa por excelencia, y no lo habrían tenido de otra manera.

 

 

http://gzero.tv/2jtROJF