¡Qué buena película! Ojalá más marcas puedan transmitirle esta sensación a la gente, en vez de fomentar  las olimpiadas para vender más.