Pasar el horizonte. Cruzar del otro lado. Ir más allá de lo conocido. Esta es una de las grandes  propuestas que Chapelco Ski Resort presentó este invierno 2014, para tentar a todos los que quieran descubrir el mundo del esqui o snowboard fuera de pista.

Fotos: Julián Lausi.

Hay otro mundo detrás de la cumbre. Para conocerlo Chapelco organizó este programa orientado a esquiadores o snowboarders con un nivel avanzado, que salen en grupos junto al coordinador de la actividad Maxi Cataldi, asistidos por la Escuela de Esqui de Chapelco y el Cuerpo de Patrulleros. Los participantes toman la Silla del Mallín  que los lleva a la cumbre, a 2000 m de altura, para realizar descensos en la nieve virgen que esta “del otro lado”. No hace falta ser esquiador extremo, y es un programa familiar del que pueden participar todos, con un buen nivel sobre la nieve.

La cara sur del Cordón de Chapelco brinda muchas opciones de bajadas. Maxi Cataldi les da a los participantes consejos técnicos y de seguridad, colocándoles dispositivos A.R.V.A de rescate e instruyéndolos sobre su uso. Las bajadas se hacen por tramos, organizadamente y en forma controlada.  Se establecen puntos intermedios para detenerse juntos e hidratarse y así ir compartiendo la experiencia en grupo.

Cuando se llega al falso claro en el acceso a la Laguna Verde, una máquina con oruga que está adaptada para transportar pasajeros, los sube nuevamente hasta otro punto de la cumbre para preparar la siguiente vuelta.  Se realizan tres bajadas en total, lo que lleva entre tres y cuatro horas. Hay tantas opciones para bajar, que nunca se repite el mismo recorrido. Y en el último descenso, el programa culmina con una picada y bebidas muy cerca de la laguna.

La sensación que se vive es increíble e inexplicable. Podría definirse como descender sobre un colchón de nieve en un entorno virgen y natural. La calidad de la nieve es la mejor, y al deslizarse el esquiador va haciéndola volar en cada giro. Hasta las caídas forman parte de la diversión. Un gran revolcón sobre un colchón de nieve aportará su cuota de adrenalina a la actividad.

El programa Back Bowl se realiza con cualquier tipo de esquí o tabla de snowboard, sólo se exige llevar casco. En caso de elegir equipo, los esquíes fuera de pista o freeride son los ideales, ya que al ser más anchos, permiten flotar más en la nieve y hacen más fácil realizar cada giro.

Esta propuesta de Chapelco para vivir en su increíble geografía es una experiencia única para disfrutar con todos los sentidos. “De alguna manera es como volver el tiempo hacia atrás –dice Maxi Cataldi– para vivir lo que sentían los pioneros de Chapelco, cuando trepaban la montaña a pie con las tablas al hombro para disfrutar de esta increíble bajada en nieve virgen.” 

Se respira el aire más puro del planeta, se huele nieve fresca y natural, se saborea una pic nic después del recorrido, se escucha el gran silencio de la inmensidad, y si es un día de suerte en la montaña un cóndor se acercará a sobrevolar y acompañar con su saludo majestuoso, esta magnífica aventura.

 

http://gzero.tv/1OAIQT0