El snowboarder argentino fue el gran protagonista de Gravedad Zero Mag 37, hombre de la tapa y nota central. Aquí algunas de las preguntas que contestó para GZ Mag 37.

¿Porqué sos snowboarder profesional?

Sinceramente desde el primer día que probé la tabla de snowboard sentí que descubrí una pasión en mi vida. Fue algo que me daba mucha pero mucha satisfacción. Es al día de hoy que me sigue llenando de alegría. Por eso creo que lo elegí hacer profesionalmente. Para tener una pasión y a su vez que sea mi trabajo.

¿Qué metas te planteaste en relación al deporte? ¿Cambiaron con el paso del tiempo?

Siempre me plantee empujar mi capacidad y ver hasta donde puedo llegar, tanto en competencias como en el backountry. Con el paso del tiempo cada vez me interesa más desarrollar mi snowboard en freeride y freestyle backountry.

El snowboard en Argentina atraviesa un momento delicado, deportes hermanos como el skate y el surf crecen a pasos agigantados en cantidad de gente que lo practica y en exposición mediática y marketinera de todo tipo ¿Cuál es tu análisis al respecto? 

El snowboard en Argentina no es algo popular. Lamentablemente es un deporte caro en nuestro país. El porcentaje de personas que pueden hacerlo cotidianamente es muy bajo. Esto hace que el mercado no sea tan grande y que las personas que quieren hacerlo profesionalmente no tengan el apoyo apropiado de las marcas. Esto también sucede con la construcción de snowparks permanentes. En general se ven eventos puntuales donde hay snowparks prolijos pero esto sucede más que nada en eventos. Es difícil ver un snowpark constante donde los jóvenes puedan aprender y darlo todo durante toda la temporada.

Estuviste en Estados Unidos y en Europa, podrías nombrar similitudes y diferencias a la hora de vivir y practicar el snowboard, desde los centros de ski, a la gente, al trato, las facilidades y el nivel de los que practican.

Personalmente me gusta más Europa que Estados Unidos en general. El modo de vida, la comida, la interculturalidad, la historia. Hoy en día hay muy buenos snowboarders en todo el mundo. Quizás en Europa es más fácil acceder a buenos lugares de freeride solamente con los medios de elevación de un centro de ski. En Estados Unidos es necesario usar motos de nieve para acceder a la misma calidad de spots, porque está todo más explotado y es mucho más masivo, lo que hace que los lugares se revienten rápido o que directamente los prohíban.

Algo bueno de Europa es que es fácil moverse porque las distancias son más cortas y las características del terreno van cambiando. La gente está acostumbrada a convivir con diferente tipo de nacionalidades. Eso me atrae mucho.

Quiero agradecer a mis sponsors: Nike, Slash Snowboards, Anon, HML Gloves, Movistar, Chapelco.

Captura de pantalla 2014-07-14 a la(s) 16.33.06

 

 

 

 

http://gzero.tv/1EHlrae