Pacha Light, la surfista y ambientalista que bailó para su primera tabla

La australiana tenía 9 años, su mamá no le quería comprar una tabla y Laura Enever le regaló la suya.

En 2011, cuando tenía apenas 9 años, Pacha le pidió a su mamá una tabla para aprender a surfear y como ella se la negó, decidió tomar el asunto en sus propias manos. Salió a las calles de su ciudad Coolangatta, pusó música y empezó a bailar con un cartel que decía “bailando en la calle por una tabla”. Una de las tantas personas que la vio fue la surfista profesional Laura Enever, que estaba justo compitiendo en la Gold Coast. Fue a su departamento y volvió con una tabla de ella que decía: “Para Pacha. Sos la mejor bailarina DE TODAS. Ahora divertite un poco en las olas. Laura Enever”.

Al poco tiempo, Pacha Light empezó a competir y hasta fue parte de la selección junior de Australia. Con Laura Enever se formó una linda amistad y hoy en día hasta comparten viajes, porque tienen el mismo sponsor: Billabong.

Ahora tiene 16 años y además de dedicarle su vida al surf, es una comprometida ambientalista (lo tiene en los genes, ya que su mamá es activista y bloguera de medio ambiente). Pacha es embajadora de la Surfrider Foundation en Australia y es parte de la campaña para que se designen como Reserva de Surf Nacional varios pointbreaks de la Gold Coast.

En el último mes, Pacha estuvo viajando y compitiendo en Sudáfrica en torneos pro junior y algunos QS para seguir luchando por su sueño de ser parte del CT femenino. Mientras tanto, con unas amigas creó la cuenta de Instagram  Queenofthegroms para incentivar a las juniors de todo el mundo.

1

http://bit.ly/2tGBhV6