Un grupo de lunáticos lleva el skateboarding al terreno más áspero que podamos imaginar. Rampas oxidadas para los que no alcanza ninguna vacuna contra el tétano y como si fuera poco ¡Fuego!