El skater Rob Miceli y el filmer Sean Colello se dirigieron a un pabellón psiquiátrico abandonado en el estado de Nueva York para filmar este video que más que por el skate sorprende por las agallas de meterse a un lugar que parece lleno de fantasmas.