En su viaje a los países nórdicos de Europa uno de los mejores spots que encontró el argentino Martín Becerra fue esta fábrica abandonada en Finlandia- ¡A rasparse se ha dicho!