“El surf nació en Perú” Felipe Pomar

Felipe Pomar, leyenda del surf latinoamericano afirma de que el surf nació en Perú.

Fuente: BBC

Fotos: Cortesía Felipe Pomar

“El surf nació en Perú. No hay duda. Y no es una teoría”.

“En el norte de Perú existen los caballitos de totora desde hace más de 4.000 años, antes de que hubiera población en Hawái— el primer asentamiento polinesio data de los siglos IV y VI—, y nadie puede negar que ese instrumento fue creado para correr olas”, dijo Felipe Pomar a BBC Mundo.

Un caballito de totora es un tipo de embarcación construida desde mil a tres mil años a. C. con tallos y hojas de totora (Scirpus californicus)

“Como en la costa norte del país hay olas todo el año, para salir a pescar no tenían más remedio que pasar por encima de las olas”, explica Pomar.

“Y cuando terminaban la jornada, la mejor manera para regresar a la playa era correr olas”, aprovechando su impulso para ganar velocidad.

“Ellos fueron los primeros tablistas de la historia”, dice, aunque reconoce que la tabla moderna la trajo de Hawái a Perú Carlos Dodgy, quien en diciembre de 1942 fundaría también el Club Waikiki de Miraflores.

Los caballitos se siguen utilizando hoy en algunas playas del litoral peruano, como en Huanchaco, Trujillo.

Pomar no es el primero en vincular a Perú con el origen del surf. El historiador limeño José Antonio del Busto, ya fallecido, asegura en un libro que el emperador inca Tupac Yupanqui supuestamente llegó a la Polinesia en el año 1500 y que su comitiva llevó, entre otros objetos, los caballitos de totora. De ellos se valdrían los polinesios después para colonizar las islas de Hawái, dejó escrito el experto.

Y el explorador noruego Thor Heyerdahl, con su expedición Kon-tiki de 1947, ya demostró que no había razones técnicas que impidieran que los habitantes de América del Sur hubieran llegado a las islas de la Polinesia.Sin embargo, por su condición de leyenda de surf, el discurso de Pomar está calando hondo en una comunidad para la que el surf tiene cada vez más peso, en un país que cuenta con dos campeones de esa disciplina a nivel mundial: el propio Pomar (1965) y Sofía Mulánovich (2003).Olas grandes, hasta un tsunami

 

 

http://gzero.tv/2h94t03