Un grupo de chicos que trabajan en los campos en El Salvador encuentran su pasión en el surfing. Con tablas rotas pero con gran entusiasmo se divierten en Punta Mango, una de las olas más codiciadas de Latinoamérica.

Por Luciano Ciccarello (realizador GZ)

Las fechas Alas en El Salvador son especiales, usualmente el campeonato se disputa en la famosa Las Flores, pero cuando terminamos el trabajo de filmación y queremos ir a surfear siempre vamos a Punta Mango, una ola alucinante que queda a 20 minutos en lancha. Casi siempre nos lleva la gente de la organización, para llegar al lugar hay que caminar algunos cientos de metros por la selva y cuando esta se abre tenés delante de ti un paraíso de olas. Fuimos un día y como siempre quedamos muy cebados por lo que volvimos al día siguiente. En la playa siempre hay un grupo de locales, chicos de bajos recursos con tablas detonadas. En nuestra segunda visita a Punta Mango uno de los organizadores toma mal una ola y no se llega a parar y baja la ola casi barrenando sin esquivar a nadie. Uno de los locales se tuvo que sumergir bajo el agua cuando se dio cuenta que iba a ser impactado. A partir de este hecho le empecé a prestar atención a estos chicos salvadoreños y me di cuenta lo bien que surfeaban con estas tablas que no podían más.

Me acerqué a hablar con ellos y me contaron que trabajaban como campesinos y que su gran placer era que surfear. La historia me pareció increíble así que quedamos para contactarnos al otro día. Los pasamos a buscar y les llevamos unas parafinas porque ni eso tenían. Lo más loco era que sin saber nada porque no tienen internet y con tablas que piden un cambio urgente habían aprendido a surfear practicando y mirando a los surfistas locales o extranjeros que visitan el point.

Su vida es trabajar desde muy temprano y el fin de tarde se lo dedican al surf. El surfing es su diversión y tienen una ola increíble todos los días para ellos. Muchos chicos en El Salvador terminan en las denominadas organizaciones maras (pandillas criminales vinculadas al narcotráfico entre otras cosas). Estos chicos ponen su pasión y sus sueños en el surfing y por suerte cada vez son más.

“Surfistas campesinos, la emocionante historia de unos chicos de El Salvador”

1

http://gzero.tv/202eXh4