Tribal Style, las tablas de skate tatuadas

Todo comenzó cuando vi el mar por primera vez… la arena caliente, la pureza del aire, el ritmo lento de las olas…

Habiendo nacido en Cutral-Có, provincia de Neuquén, para llegar a la playa más cercana debíamos recorrer más de 500 kms. Por suerte, mis abuelos habían comprado una pequeña casa en Monte Hermoso y la familia tenía la posibilidad de pasar las vacaciones de verano en ese paraíso. La inmensidad del mar me fascinaba…

El resto del año? Bueno, había que arreglárselas… Con mi primo German soñábamos despiertos con la playa, el mar y el surf… Mi viejo tenía un taller mecánico, junto a la casa de mis tíos, donde ellos dirigían una academia de artes plásticas. A los 13 o 14 años, German comenzó a fabricar tablas con una pasión que contagiaba, así fue como nació su marca “Raiquén Soulboards”.

Durante el año nos deslizábamos sobre las calles de asfalto, sobre montañas de nieve y sobre dunas de arena, esperando la llegada del verano para poder disfrutar del mar…
Los años pasaron, comencé a estudiar ingeniería y mi pasión por las tablas pasó a segundo plano. Años después me casé con Alina, con quien compartimos el gusto por las artes plásticas.

A fines del año 2009, motivados por hacer un regalo para un amigo, se nos ocurrió grabar a fuego una vieja tabla de skate. Aquella pasión revivió dentro mío con la fuerza de una revolución.
Surgieron los primeros pedidos, fueron skates con dibujos de diferentes culturas, indues, egipcios, aztecas, mapuches, maorí, etc… y esto dio nombre a nuestro proyecto: Tribal Style.

Desde ese momento, la gente nos envía sus dibujos y nosotros los transferimos a la tabla como lo hace un tatuador, luego grabamos a fuego la figura y por último, le damos color combinando distintas lacas y tinturas que permiten seguir viendo las vetas de la madera. Muchas veces nos sorprendemos con texturas que no pensábamos encontrar…

Comenzamos a fabricar nuestros propios skates y longboards probando distintas maderas, pegamentos y tiempos de prensado. Con el paso del tiempo y la colaboración de amigos de gran experiencia, aprendimos las técnicas de la vieja escuela. Esto nos permitió desarrollar algunos procedimientos que aseguran la calidad de nuestros productos. Sin embargo cada nuevo modelo genera la expectativa de la primera tabla que fabricamos, que peso máximo soportará? Que tan flexible será?

Lo más apasionante de tatuar tablas es que cada dibujo lleva consigo un valor emocional muy grande para aquel que nos pide un trabajo. Esto nos permitió conectarnos con gente maravillosa, conocer partes muy importantes de su vida y poder cumplir el sueño de tener una tabla única, original y personalizada.

Gracias a Tribal hemos tenido el placer de participar de varios eventos de arte y competencias de skates exponiendo nuestros trabajos, disfrutando experiencias únicas…
Como dejar de hacer algo que disfrutamos tanto? Cada nueva tabla nos llena el alma de emoción y nos motiva para crear nuevos y originales diseños.

Desde Neuquén, Patagonia Argentina seguiremos adelante, tratando de hacer cada día mejor esto que amamos.
Te gustaría venir con nosotros?

Gabriel y Alina de Tribal Style

2

http://gzero.tv/1QHQ6g2