Un paraíso llamado Baguales

Para quien busca una experiencia de esquí o snowboard única, donde uno sea dueño de la montaña, pueda esquiar sin medios de elevación clásicos ni contaminación visual, sin colas, sin tráfico, un lugar completamente diferente y novedoso respecto de los centros tradicionales nace Baguales.

Baguales es un paraíso de montañas vírgenes que ofrece el Catskiing más grande de la Argentina, en unos de los mejores enclaves de la Patagonia. Snowmobiles trasladan a los huéspedes a los bosques y a un área exclusiva y gigantesca a 1.600 metros de altura, lista para expediciones de SnowCat, Ski de Travesía, práctica de Ski de Fondo, Snow-Kite, Speed-Riding, Trekking con raquetas y mucho más. La compañía de un equipo profesional de primer nivel integrado por avezados guías con licencia UAIGM, permite que este sitio sea esquiable para todas las edades y niveles.

Esta amplia superficie –un dominio esquiable  tres veces más grande que los centros de esquí tradicionales y con descensos de hasta 900 metros de desnivel– ofrece una de las mejores opciones de nieve en polvo en el país. Baguales abre así un nuevo rumbo, marcando una huella diferente a la de los centros de esquí conocidos en la región.

A solo 50 minutos de San Carlos de Bariloche y a unos 45 del Aeropuerto Internacional, Baguales es un lugar donde la naturaleza se mantiene intacta.

Baguales en palabra de los riders

Tomás Orol

Conocí Baguales por primera vez junto a Gravedad Zero, increíble lugar con una calidad de nieve muy buena ya que está cerca de la estepa y el clima es más seco. Estuvimos durante dos días conociendo todo el lugar con la coordinación de los guías locales que la tienen muy clara para encontrar los mejores spots y hacer freeride. El primer día no caminamos mucho porque teníamos a nuestra disposición un Cat (Ratrack o pisanieve con cabina) de la empresa que nos subió varias veces a un sector de la montaña muy divertido para hacer saltos naturales. El segundo día usamos las motos de nieve para acercarnos al Villegas sur y de ahí encarar la subida con pieles, hicimos una bajada interminable para cerrar la visita.

Santi Miglio

El lugar es único, por su ubicación, su servicio y sobre todo su respeto por la naturaleza. Baguales nos recibió de la mejor manera durante los dos días que estuvimos, con comodidades de hotel en el refugio, y mucha predisposición por parte de la gente que trabaja en el lugar. Durante nuestro primer día pudimos hacer varias bajadas en un sector de las montañas, ya que teníamos a nuestra disposición las motos de nieve y el cat track. En el segundo día, dejamos de lado las maquinas, y comenzamos el día caminando con pieles hacia el Villegas sur. Bastó solo una hora para llegar al filo del Villegas y despedirnos de Baguales con unas bajadas increíbles de polvo y un gran día de sol.

 

http://gzero.tv/1EHlcvK