VANS AUTHENTIC BOWL SESSION (VIDEO)

En su debut en la costa atlántica, el Authentic Bowl Session, estuvo plagado de buenos momentos. Veinte de los mejores skaters del país estuvieron presentes en el profundo Bowl de Miramar para disfrutar de una tarde entre amigos.

Fotos: Ale Mercado

 La jornada comenzó con una clínica de Skate a cargo de Darío Mattarolo, atleta Vans, para las jóvenes promesas locales. Los chicos menores de 12 años pudieron disfrutar de una session con el Representante Argentino en el Mundial de Bowl a disputarse a fines de Enero en Rio de Janeiro. Darío, estuvo dándole consejos a los chicos acerca del set up de la tabla, de cómo ganar velocidad dentro del bowl y como hacer trucos en el pool cooping.

Terminada la clínica se dio comienzo a las practicas del campeonato y se dividieron los 20 skaters en 4 baterías de 5.

Las baterías fueron pasando y los protagonistas iban mostrando su repertorio. Los más grandes como Tulio (arquitecto de la pista), Pato Barreto, Nicky Chantas y el Mosca; los Masters con Ladas Amarillas, Santi Reina; los voladores Gonzalo Rodríguez y Sandro Moral; el tecnicismo de Fede González y la explosividad de Mattarollo iban calentando la pista y el público estallaba sediento de show.

Terminadas las baterías musicalizadas por DJ Cofla, los mismos participantes fueron los encargado de votar a sus pares y elegir los premios: Federico González se llevó el mayor ($3.000) con su best trick, un hermoso bs 360. Lo siguieron El chinito Moral ($1.500) y Darío Mattarollo ($1.000). Los $2.000 de la Best Line fueron a parar a la casa de Mattarollo. El Best Look (80´s) se lo llevó Nahuel Martínez alias “Stranger”.

El grind más largo tuvo como protagonistas a Ladas, el Chinito y a Santi Reinas, pero fue Gonzalo Rodríguez que con 13 baldosas quien se llevó los $1.000 que repartía la categoría.

Para terminar el día se montó el medidor y se disputó el Big Air fiscalizado por el mismísimo Milton Martínez. Gonzalo Rodríguez, Santi Reina, Ladas Amarilla y Sandro Moral dieron que hablar. Motivándose uno al otro, los skaters volaban más y más. Gonza Rodríguez llego al metro cincuenta, Santi Reinas al metro setenta, Ladas pasaba el medidor volando más de dos metros pero no podía aterrizar. El chinito fue el pájaro más alto, alcanzando los dos metros y aterrizando clean para llevarse los $1.000 finales.

Terminada la acción en el Bowl, la fiesta siguió en la Casa Vans de la costa donde los skaters y amigos/as pudieron disfrutar de un after session party. Se armó un fogón en el campo de la casa, compartimos una comida y varias Cervezas Grolsch. El Cofla se instaló de improvisto y el pasto se transformó en un lugar increíble para relajarse y charlar bajo la luna (casi) llena.

Así fue la historia del nacimiento de un clásico que esperamos que se repita todos los años.

 

http://gzero.tv/1EHHjCn