Viviendo el sueño de Indonesia

Después de 10 años, el surfista uruguayo Lucas Madrid volvió a las islas para surfear las mejores olas del mundo entre amigos. “Indo tiene una magia inexplicable, una energía especial que te atrapa y hace que no te quieras ir”, así nos definió su viaje. Hablamos con él sobre sus días viviendo el sueño de Indonesia.

¿Cómo surgió el viaje?
El viaje surgió en un asado entre amigos, todos teníamos fechas distintas en las que podíamos ir pero increíblemente las cosas se fueron dando solas y pudimos coincidir varios días juntos durante el viaje. Somos 10 amigos, un crowd de por sí. Hasta ahora estuve en las Islas Mentawaii, Nias y ahora en mis últimos días del viaje ya en Bali.

Este es un viaje que soñaste mucho. Habías ido a Indonesia cuando eras más chico, ¿qué significa para vos volver ahora?
Era un viaje que tenia pendiente y que sin planificar mucho salió perfecto. Fueron 10 años desde mi viaje a Indo y reviví el viaje de mi sueños. Cuando había venido por primera vez yo era muy chico y hubieron olas que no las pude aprovechar como esta vez. Mas allá del surf, el grupo humano que se formo fue alucinante. Diez amigos viviendo el sueño de sus vidas y disfrutando una misma pasión no tiene precio. Compartimos momentos increíbles que no se borran jamás.

¿Qué es lo que más te impresionó hasta ahora de Indo?
¡La cantidad de olas world class que tienen! Venimos surfeando olas perfectas durante todo el viaje, la suerte estuvo de nuestro lado y olas reconocidas mundialmente como Rifles, Kandui y Nias las pudimos correr en condiciones épicas. Indo tiene una magia inexplicable, una energía especial que te atrapa y hace que no te quieras ir. No es solo las excelente calidad de olas si no que hay montón de otras cosas que te hacen querer volver siempre.

La casa de Luki en las Islas Mentawaii ¡Paraíso asegurado!

Estuviste en las Mentawaii, ¿cómo podrías contar lo que es ese lugar irreal?
Es muy difícil explicarlo con palabras, yo había estado 10 años atrás y poder volver con mi grupo de amigos para mi fue muy especial. En las Mentawaii la gente es muy humilde pero con muy poco ellos son felices, respetuosos y abiertos a aprender cosas nuevas. Te hacen ver las cosas desde otro punto de vista, y valorar todo muchísimo mas. Tuvimos la suerte de quedarnos en una casa de familia que nos abrió sus puertas y nos quiso como uno mas, aprendimos mucho sobre su cultura y forma de vivir. A esto le sumas las olas soñadas que corríamos todos los días y parece sacado de una película. Sin duda Mentawaii fue el mejor destino.

Antes del viaje te sumaste a la familia Volcom, ¿cuáles son tus objetivos para lo que queda del año?
Este año decidí no planificar las cosas tanto como en otros años, fluir según se vayan dando las cosas. Pasar a formar parte de Volcom Latinoamérica es un paso enorme en mi carrera, y estoy convencido de que juntos podemos lograr cosas muy buenas. Mi objetivo es seguir surfeando olas por el mundo y a fin de año competir en las ultimas fechas del ALAS, siempre disfrutando de este hermoso deporte.

 

 

 

 

 

“Diez amigos viviendo el sueno de sus vidas y disfrutando una misma pasión no tiene precio. Compartimos momentos increíbles que no se borran jamás”

 

http://bit.ly/2vy2dub