Koa Smith es amante del surf  como pocos. Cuando estaba en Tahiti recibió una llamada que le decía que había un excelente pronóstico de olas en Skeleton Bay, Namibia. Lo siguiente que hizo fue volar desde Tahití a Hawai, de Hawai a California, de California a Londres, de Londres a Johannesburgo, y finalmente de Johannesburgo a Namibia. Sacando cuentas Koa viajó alrededor de 17.000 kilómetros para surfear las olas de Skeleton. ¿Si esto no es amor por el surfing qué es?

 

 

 

http://gzero.tv/1OBw2f1