Actualización de situación: Incendios Forestales Australianos 2019/2020

Luego de meses desesperados por los incendios forestales, Australia recibió un poco de la necesitada lluvia. Los cielos cubiertos de humo de Sydney dieron paso a las columnas de nubarrones y agua. Tanto el sur como el oeste sigue en situación de emergencia.

Lluvias torrenciales a lo largo de la costa este de Australia han extinguido un tercio de los incendios y podrìan apagar otros en la región según las fuentes oficiales. 20 de los de 60 incendios ubicados entre los estados de Queensland y New South Wales han sido apagados.

Tanto los locales como las autoridades recibieron el diluvio con alegría, pero advirtieron de posibles inundaciones en Sydney y otras ciudades costeras. Según las oficinas de meteorología algunas de las áreas están recibiendo más lluvia con estas tormentas que lo que han recibido en un año. 

En Sydney es un récord de lluvia, siendo el día más mojado en quince meses, aunque a nadie parece molestarle dadas las circunstancias. “Es la lluvia constante, firme y con buen caudal por la que estábamos rezando” dijo Angela Burford, la vocera del Servicio de Bomberos Rurales de NSW.

Gracias a la humedad y el descenso de temperatura, un gran número de incendios que no se podían controlar desde diciembre, pudieron ser contenidos por los bomberos en la última semana. Las autoridades advierten que las áreas afectadas siguen corriendo peligro de volver a incendiarse cuando vuelvan las condiciones de calor y sequedad.

Burford también advirtió que los grandes incendios tierra adentro y cerca de la ciudad de Canberra siguen siendo una preocupación y no han recibido la lluvia necesaria. Tampoco se ve en los pronósticos ningún tipo de lluvia próxima y la sequía afecta al oeste del país.

Todavía falta

La temporada de incendios que comenzó en septiembre de 2019, tiene chances de extenderse hasta abril. El cuerpo de bomberos advierte que los picos del peligro de incendio todavía no han llegado para los estados del sur australiano.

El estado de NSW ha sido el más devastado por los incendios. A nivel nacional, 33 personas murieron y alrededor de 11 millones de hectareas se perdieron con el fuego. No sólo el fuego es el problema: los bloques de humo, en Diciembre, hicieron que la calidad del aire en Sydney estuviese once veces por encima del nivel peligroso.

Los incendios de la selva amazónica de 2019 quemaron 7 millones de hectareas segùn la s oficinas Brasileras. Desafortunadamente, Australia recién está atravesando la mitad del verano, siendo enero y febrero los meses más calurosos. 

Información falsa

Una imagen que se volvió viral generó bastante desinformación: se interpretó como un mapa que enseñaba el estado de los incendios en vivo, con grandes secciones de la costa australiana en llamas. 

Se trataba de una visualización que recopila un mes de datos sobre localidades donde se había detectado incendio o altas temperaturas, provista por la NASA, y recopiladas por el artista Anthony Hearsey.

“La escala es un poco exagerada debido al brillo del render, pero es información real de la NASA”, se defendió el artista ante las inmediatas críticas.

El cambio climático

Las condiciones climáticas extremas, según los antecedentes históricos y siguiendo el transcurso del cambio climático, van a volverse cada vez peores. Por ejemplo la temporada de incendios que se viene en 2020 y las siguientes, advirtió la Secretaria General de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas.

Australia tuvo su récord de calor y sequía en 2019, preparando un escenario para los incendios masivos que fueron devastadores para la gente, sus propiedades, la vida silvestre, los ecosistemas y el medioambiente. Desafortunadamente, esperamos ver condiciones mucho más extremas a lo largo del 2020 y las próximas décadas, motorizadas por los altos niveles de gases que atrapan el calor en la atmósfera.

dijo Taalas.