Tras sufrir una lesión que puso en riesgo su vida hace seis meses en el North Shore de Hawaii, Dusty volvió a surfear en el Surf Ranch de Kelly Slater.

A principios de enero Dusty sufrió un wipeout casi mortal surfeando en Backdoor. Se fue de cabeza al coral y esuvo cinco olas abajo del agua. Dusty fue asistido en la orilla y estuvo inconsciente casi cinco minutos. Sufrió una rotura de mandíbula y de cráneo y es más, si la arteria del cuello que se le desgarró se hubiera rasgado un milímetro más, hubiera sufrido una muerte instantánea. Asi lo aseguraron los médicos que lo atendieron en el Hospital. Estuvo más de un mes internado, con varias semanas sin poder abrir la mandíbula y tuvieron que colocarle placas de metal en la cabeza. Sin dudas, una prueba de fortaleza vital.

Lo que sucedió en el Surf Ranch de Kelly Slater este fin de semana es algo que menos de seis meses atrás era inimaginable. Dusty Payne, después de estar batallando con la muerte y luchando por regresar a su vida normal, volvió a surfear con su shortboard.

Dusty Payne at the WSL Surf Ranch

"For me to come back in a wave pool, it's probably the best place to come back." Dusty Payne's return to a shortboard for the first time since his devastating wipeout at Backdoor last year

Posted by World Surf League on Sunday, June 17, 2018