Por qué los DIY son la mejor opción para el skate

El skateboarding nació en la calle y en la calle debe morir. Mientras algunos afirman que está en su mejor momento, otros creen que el skate murió y esto que vemos hoy es la forma más berreta, más vacía, de lo que supo ser una cultura rebelde.

Si el skate real murió, hay algunos pequeños zombies todavía dando vuelta, re-inventandose, resistiendo: los DIY. La autogestión parece ser el camino a seguir para que el skateboarding retome sus cimientos: rebeldía y comunidad.

Ahora tenemos skaters federados buscando competir en las olimpíadas, gente que entran al skate para hacer plata, una corporación que maneja el skate que se consume. Puntajes por pruebas, la desaparición de los full lengths de un equipo entero reemplazados por partes individuales ( y la mayoría de las hammers siendo quemadas en IG para vender el video).

Hay algo único en apropiarse de un lugar al nivel de limpiarlo, intervenirlo y dejarlo pipi cucu para chantar. También hay muchísimos pasos más en el medio: confirmar que el lugar elegido está habilitado, limpiarlo, juntar plata, reunir una crew sólida de trabajo, conseguir que se respeten los tiempos de fraguado -secado del concreto- (un mes por más que todos digan los contrario), volver a juntar plata, lograr que la comunidad mantenga el lugar limpio y como olvidarse de los siempre presentes opinólogos que sin dar nunca una mano te vienen a decir qué hay que hacer.

La lista de los DIY argentinos está cargada de esfuerzo, organización y skaters de corazón que dejaron una marca en sus ciudades y en todos los skaters que pudieron disfrutar aunque sea un día de los spots.

14 DE AGOSTO – QUILMES

EL PLAYON SB – CIUDAD EVITA

SLAPPY DIY – BERNAL

SKATEPLAZA DIY – NECOCHEA

Algunos pasos a seguir para crear tu propio DIY:

  • Elegir un lugar: aislado o poco concurrido es ideal. La idea es mejorar un espacio que no estaba siendo usado o que se usaba para juntar basura. Si queres hacerlo en una plaza podés intentar obtener el padrinazgo del lugar.
  • Limpiar la zona, hablar con los vecinos y autoridades (también podés ir de rebelde pero a veces eso acorta el tiempo de vida del spot y resulta un malgasto de muchísimo esfuerzo y fondos).
  • Juntar materiales (vas a necesitar pala ancha, pala de punta, fratachos, baldes, una carretilla, bolsas de cemento, arena, piedra, escombros, entre otras cosas) y fijar días de trabajo.
  • Planificar el spot (esta es de las partes más divertidas), tener en cuenta si hay algún tomacorriente cerca, luces, ruidos y que sea un circuito con variedad de líneas.
  • Respetar los tiempos de secado del material (30 días es lo ideal). Arreglar cualquier falla, y no tener miedo a romper lo que no funcione y volver a planificar, acordate que el lugar es suyo, ahora es su responsabilidad.
  • Gozar, chantar y crecer.