Hoy, 7 de septiembre se pondrán en marcha los ISA World Surfing Games, gran chance para todos aquellos que no habitan en los primeros puestos de la burbuja del WCT, para hacerse de una plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y ahí estará presente el bicampeón mundial ISA, Santiago Muñiz.

El integrante del team Quiksilver Argentina, viajó a Japón después de participar en el WRV Outer Banks Pro, QS 1000 del calendario de la World Surf League que se disputó en olas de North Caroline (Estados Unidos) y en donde alcanzó la segunda ronda.

Después de tomarse un tiempo para buscar su mejor versión, Santiago reinició el camino de la alta competencia, ese que eligió desde siempre y que sin dudas lo ha tenido como un gran protagonista y que también, en muchas oportunidades, lo vio soportar las expectativas ajenas… Siempre entendibles, dado el gran talento de Santiago, quien sin saberlo empezó a cargar sobre sus hombros ese peso que lo obligó a tomarse un tiempo. Salir a buscar y encontrar a Santiago fue el trabajo que Santiago se propuso para este año.

Proveniente de un linaje de surf pocas veces visto, el marplatense ha sabido ganarse un lugar en el centro de la escena, siempre subiendo la vara de sus propias expectativas, acorde a su alto nivel de surfing y como obedece a los deportistas de elite que siempre esperan el próximo desafío para demostrar, y demostrarse, de qué están hechos.

Después de unos días de entrenamiento y distensión, junto a Fernando Aguerre y su familia en California, Santiago integrará el team argentino junto a Lele Usuna, Martín Passeri, Ornella Pellizzari, Lucía Indurain y Josefina Ané. Un equipo sólido, que balancea experiencia, talento, hambre de gloria y que saldrá a luchar en las olas de Miyazaki en el que promete ser el mundial más importante en la historia de la International Surfing Association.

Quiksilver Argentina, su principal sponsor le desea un gran mundial a Santiago y especialmente que siga la búsqueda que lo llevará hasta el lugar que se proponga.

Podés ver el evento en vivo desde acá!