La ola en el río Eisbach en Múnich

El Eisbach que es «arroyo de hielo» en Alemán es un pequeño río artificial de Munich de dos kilómetros de largo. 

Es un arroyo artificial que atraviesa el Jardín Inglés, el parque público más grande de Munich, Alemania. Dentro de la corriente, puede aparecer una onda estacionaria. 

La ola tiene 0.9-1.1m de alto y aproximadamente 12m de ancho. La velocidad del flujo es bastante alta y puede alcanzar unos 5 metros por segundo. Como la ola es empinada y fuerte, se puede surfear.

El agua es fría y poco profunda, a veces de solo 40 cm de profundidad, por lo que es adecuada solo para surfistas experimentados y playboaters (kayakistas de aguas bravas).

La ola ha sido surfeada por surfistas fluviales desde 1972, e incluso se han realizado competiciones de surf. Debido al desarrollo más reciente de la navegación, los kayakistas han empezado a surfear más recientemente, y hasta ahora no en grandes cantidades.

Al ser una ola estacionaria, se puede surfear mientras se mantenga el equilibrio, y en las horas punta se forma una fila de surfistas en el banco. En el pasado, los surfistas ataron una correa al puente para aferrarse, pero un letrero anuncia que esto es peligroso y está prohibido.

En parte debido a los peligros, navegar en el Eisbach era ilegal hasta 2010. «Con frecuencia se veía a surfistas corriendo por el Englischer Garten siendo perseguidos por policías», dijo Ruppersberger. «[Ellos] regularmente tenían que recoger sus tablas de la estación de policía».

Los surfistas también trataron de mantener sus actividades en silencio, deteniéndose cada vez que alguien llegaba con una cámara. Pero el surfista habitual Quirin Stamminger dijo que esto comenzó a cambiar hace unos cinco años. 

Internet realmente cambió las cosas. Con Facebook y YouTube, más personas se enteraron y más personas quisieron probarlo.

Los deportistas dejaron de intentar esconderse y, en cambio, utilizaron la publicidad para obtener apoyo para la legalización de su pasatiempo. En 2010, la ciudad de Múnich compró la tierra que rodea la ola al Estado de Baviera y acordó asumir la responsabilidad de lo que sucedió allí, legalizando el deporte.