Ski de Travesía, disfrutar la montaña en primavera

image

La primavera llegó y de a poco, se derrite otro invierno en las montañas. Algunos ya guardaron sus tablas y antiparras para el próximo año pero, para los que no pueden esperar tanto tiempo, todavía queda una manera.

Por Emi Martos
Se trata del SKI DE TRAVESÍA, la expresión más sana y natural que la montaña y la nieve en conjunto pueden brindar. El deporte en su estado más puro y primitivo. El que permite llegar a lugares recónditos e inexplorados y encontrar, en la cima de una montaña, la bajada lista solo para vos.
En pocas palabras, el ski de travesía conjuga el andinismo y el descenso en ski en un mismo deporte. Para realizarlo, se necesitan tablas de travesía (preferentemente), pieles de foca y
unas fijaciones especiales que te permiten levantar el talón para caminar fácilmente. Las pieles se adhieren a la base de los skies para ascender y su poder de fricción permite que la tabla no resvale.
La travesía comienza desde la base, el ascenso a paso tranquilo y propio permite difrutrar de la montaña y sus paisajes, sus subidas y bajadas. Es un camino de autosuperación que te conecta íntimamente con la naturaleza y te recuerda que el esfuerzo siempre vale la pena.
Una vez en la cima, hay que visualizar la bajada y prepararse. Primero ajustar las fijaciones a las tablas para tener el pie bien agarrado, y despegar las pieles para poder deslizarte. Una bajada de este tipo vale más que una tarde entera subiendo aero sillas.
Además, también existe esta posibilidad para los snowboardistas. Hace unos años se creo el splitboard, una tabla de sonwboard que se divide paralelamente en dos, dejando como resultado un par de skies para ascender. El procedimiento es el mismo que con los skies ya que , es necesario también el uso de las pieles de foca para no retroceder. Una vez que logramos llegar a nuestro tan preciado lugar, debemos rotar las fijaciones de una manera que permiten agarrar la tabla como un snowboard normal y trabarlo para hacer la mejor bajada de tu vida.
Algo para tener en cuenta es que este deporte requiere de mucha preparación y respeto. La montaña guarda sus peligros y es necesario conocerlos y tomar los recaudos necesarios antes de subir. Si es la primera vez, lo mejor es que un guía de montaña acompañe la travesía. La zonda para avalanchas y la pala son indispensables en todo el recorrido.
En esta época del año, todavía quedan picos nevados esperando a ser descubiertos. Además, el
Cerro Catedral mantiene abierta su telesilla «Amancay» que evita toda la parte sin nieve de la montaña.
La naturaleza nos sigue regalando sus expresiones. Aprovechémoslo.