EL ZANCUDO – «PERDÍ MIS ALETAS Y EMPECÉ A PARARME EN EL BODY»